Ir al contenido principal

En la otra orilla






Navego hacia tu piel como quien busca un faro a medianoche.
Avanzo entre las olas para darle forma a este maremoto sincronizado.


Cuando llueve se me pierden las estrellas
Intento salir a flote pero me inundo toda de ti.


Te retengo

Te tiemblo

Te temo

Te toco

Te muerdo

Te acaricio


La neblina nos envuelve y mi brújula se pierde.

El porvenir no existe para quienes aman sin futuro.

Imagen de Zandra Art: http://zandraart.tumblr.com/ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Llegaron de repente y sin aviso con la tormenta

Pasaban de casa en casa mientras el mar reventaba sobre mi ventana. No había duda alguna. El cielo se quebraría en cualquier momento. Los perros huérfanos rascaban la puerta para entrar. Nos quedamos a oscuras. Hasta las estrellas más lejanas se escondieron. Nadie quería ver la última explosión. De primero fue el grito y después quedó el silencio. Temblaron los volcanes perdimos las montañas borraron nuestras nubes ahogaron la memoria

Se llevaron nuestros valles y nos dejaron el olvido.


*Este poema fue leído como parte del Gesto Poético organizado por el colectivo Literatas que dan lata, para las Jornadas de Luis de Lión 2019. Nuestro gesto se realizó en Rayuela.

Doy por terminado este convivio

A Manuel León García

Me contaron que eras hijo del campo. Que tu mirada se perdía entre la siembra que tu corazón cabalgaba con el ritmo de la tierra. Que sacabas a pasear con discreta picardía a una tortuguita que fue dibujada en tu pierna sin que tus hijos lo sospecharan. Tu nombre también fue rebelde.  Desafiaste retenes militares con tal de ayudar a un guerrero kekchí Eras un mensajero del futuro. Verte a ti era como adivinar a mi papá dentro de algunos años. Confieso que tu voz se diluye en el eco de las pocas veces que nos vimos. Ya no tengo el osito de peluche que me enviaste para Navidad. Solo me queda esta arqueología fotográfica con historias para armar. II Eran las cuatro de la tarde cuando el valle del Polochic se incendió bajo el sol Tus montañas se preguntaron por qué no habías regresado Un soplo bastó para cerrar las puertas de Panzós Fueron los árboles quienes sabiamente comprendieron que desde aquel 10 de enero ya no llegarías para buscar su sombra.…