Ir al contenido principal

Los pedacitos de Ana


Era un lunes por la mañana cuando las cosquillas se deslizaron por su oreja, para luego caminar sobre sus hombros y descender hacia la columna.

Si Ana les hubiera puesto atención, habría visto un ejército de ideas que marchaba en retirada.

Estaban listas para encontrarse con el viento.

Recorrían su piel con total seriedad, conquistando lunares y olvidando cicatrices.

Querían atrapar el grito que nace en la montaña.

Aferrarse al vuelo del zopilote.

Confundirse entre la arena y avanzar al mar.

Soñaban con explosiones nocturnas y cuerpos chocando entre las nubes. Estaban listas para sentarse entre el ruido y correr hacia nuevas pieles.

Las cosquillas siguieron el mapa. Rodaron por la cadera y luego pasaron entre las rodillas.

Un hormigueo disimulado por zancudos insistentes les permitió continuar su camino y llegar hasta los tobillos.

A continuación, desfilaron hacia el suelo y saltaron para diluirse entre las sombras.

Los pedacitos de Ana flotaban entre los gritos de la plaza.

Ella se quedó en blanco.

Ahora que por fin se había quedado vacía, Ana estaba lista para reiniciar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que cantó el jilguero

Tenía unos colmillos tan blancos, que su brillo era capaz de deslumbrar la vista de los presentes. Contrario a lo que pudieron haber pensado, este elefante no era la imagen viva de la pesadez y la torpeza. Sobre sus robustas y pesadas patas parecía descansar el ojo del universo. Se movía con gracia por la grama, tal y como lo hace un equilibrista cuando quiere llegar al otro lado de la carpa.
Cuatro niños, que estaban entretenidos jugando al fútbol, detuvieron su carrera al escuchar que las ramas se quebraban bajo las patas de una masa gris que poco a poco, comenzó a tomar forma frente a ellos. Avanzaba despacio. Si no se hubieran entretenido en el aleteo de las orejas y en el péndulo que dibujaba con su trompa, también habrían notado la delgada línea carmesí que fluía detrás de su oreja. No pasaron muchos minutos antes de que cambiaran la pelota por la cola del elefante, y hubieran sumado más de veintiún saltos, si su mamá no se hubiera asomado por la ventana para vigilarlos.
Supusier…

En la otra orilla

Navego hacia tu piel como quien busca un faro a medianoche. Avanzo entre las olas para darle forma a este maremoto sincronizado.

Cuando llueve se me pierden las estrellas Intento salir a flote pero me inundo toda de ti.

Te retengo
Te tiemblo
Te temo
Te toco
Te muerdo
Te acaricio

La neblina nos envuelve y mi brújula se pierde.
El porvenir no existe para quienes aman sin futuro.

Imagen de Zandra Art: http://zandraart.tumblr.com/

Entre el desgano y la insistencia de la esperanza

«Hay que estar loco, definitivamente, como vos, Moya,  para creer que se puede cambiar algo en este país,  para creer que a la gente le interesa cambiar algo». El Asco: Thomas Bernhard en San Salvador de Horacio Castellanos Moya

¿Has sentido que hay momentos en los que se agotan las fuerzas para permanecer? Volteas a ver a tu alrededor y todo parece tan distante, tan impersonal. Te cansas de buscar el encanto y de justificar las razones para llegar puntual al trabajo. Optas por dejar de leer el periódico para intentar convencerte de que todos los esfuerzos valen la pena. Hay días como el del viernes 29 de agosto en el que ese desencanto amanece más intenso. No sé si fue coincidencia haber empezado a leer la novela El Asco (1997) escrita por Horacio Castellanos Moya, justo después de haber atravesado el día con ese malestar, pero mis cuestionamientos encontraron eco en esta lectura.
Hoy es 12 de septiembre y el fervor patrio insiste en congestionar el tránsito al ritmo de las antorchas que e…